• Ani

Amor propio

Actualizado: 28 de nov de 2020

No tengas miedo ni sientas vergüenza al reconocer que no te amas, que te defraudas y que lo que haces, lo que piensas, lo que dices o la piel en la que habitas no te gusta y te incomoda. No tengas miedo y, por favor, no sientas vergüenza al admitir tu verdad y sufrimiento. Pues, es sólo de esa manera que podrás identificar lo que deseas en tu vida… se parte siempre desde la base de la montaña y no desde la cima.

Es de valientes admitir que no nos amamos en mundo en donde el amor, la aceptación y el bodypositive parecen la última moda. Quizá ya sigas algunos movimientos y sus principios te parecen utópicos o, al menos, imposibles para ti. Pues, ¿Cómo decir que nos amamos si le hacemos daño a nuestro cuerpo, a nuestras relaciones, a nuestros logros y dudamos de nuestra capacidad de cumplir nuestros sueños? ¿Cómo hablar de amor propio si vernos en el espejo es un tormento y ver nuestra realidad nos provoca un suspiro de condena y desaliento? ¿Cómo amarnos a nosotras misma cuando creemos no tener la capacidad de amar nada ni nadie?

¿Cómo? Partiendo de las bases.

Todos en este universo somos amor, hemos sido creados a imagen y semejanza de la energía divina creadora, por ende, somos expansivos y abundantes, magnéticos y co-creadores de nuestra realidad. Nuestra misión en esta vida es regresar a ese estado natural venciendo nuestros propios límites racionales y emocionales, subiendo la escala de las emociones desde la vergüenza hasta la plenitud, pasando por tristeza, miedo, rabia, valentía, felicidad, gratitud y gloria.

De esta manera, reconectándonos con nuestro propio centro y, vivir así, desde nuestra propia autenticidad.

Nadie nunca ha alcanzado su ser más autentico sin experimentar emociones densas como vergüenza, culpa, tristeza y miedo, pues son la cara de la misma moneda que guarda en uno de sus lados el sello de la sabiduría, gratitud y gloria. Por la ley universal de la polaridad no puede existir luz sin oscuridad.

Ahora, si estas leyendo este artículo es porque ya conoces el lado oscuro del camino y tu dolor esta listo para ser transformado, ya has aprendido lo suficiente de tu humanidad y es hora de que inicies a vivir desde tu luz interior, para que expandas tu aura y nutras al mundo con tu esencia. Tú ya sabes qué se siente caerte con la misma piedra e, incluso, ser la villana de tu propia película… por eso es tiempo que aprendas a ser la heroína y asumas tu misión de catapultarte… pues, hermosa quiero que sepas que nadie lo hará por ti y tu momento ha llegado… Tal vez, crees que no estas lista, pero si estas leyendo esto en este preciso instante es porque sí lo estas y el universo ha sincronizado todo para enviarte este mensaje, aquí y ahora.

El universo ha hecho su parte, ahora te toca a ti.

Primero lo primero… ¿Qué es el amor propio?

La capacidad de ser leales a nosotras mismas en lo peor y lo mejor, la autocompasión de conocer y aceptar nuestras sombras para potenciar nuestros puntos de fuerza y llevarnos nosotras mismas a la luz. Es el compromiso de saber que sólo tú eres la capitana de tu vida y que si mañana todo te falta... te tienes a ti. Es la genuina sensación de poder ser tu madre, padre, amiga, novia, hija y amante. Es creer desde el centro de tu ser que sólo tú eres el amor de tu vida. Y que no hay nada más importante que tu bienestar, porque sólo desde tu lugar seguro puedes iluminar el mundo.

El amor propio es el hecho de que fuiste, eres y estas llamada a ser la diosa del amor. Y, que por ende, no sientes vergüenza de ponerte en un altar, luchar por ti y de escuchar, comunicar y defender tu propia voz.

Esta gran definición te puede sonar hermosa y motivante, sin embargo, ponerlo en práctica es la tarea más hermosa y retadora que podemos asumir a diario. Pues en nuestro día a día vivimos la vida que los demás esperan de nosotros: primero sacamos los compromisos en el trabajo, el estudio, las promesas que hicimos a familiares, novio y amigos y, cuando llega la noche, sintiéndonos terriblemente cansadas y drenadas energéticamente pretendemos meditar o darnos el amor que tanto queremos darnos… Pero resulta que ya no nos quedan fuerza y sólo pensamos en comer, atascarnos, ver una serie, inundarnos de redes sociales, anhelar y compararnos con vidas ajenas… nos quedamos dormidas y mañana el círculo vuelve y empieza…

Hermosa NOOOO, en mayúscula, NOOO, así NO es……

Porque te sumerges en esta rutina de no acabar y, entonces, el trabajo te comienza a disgustar y a estresar, inicias a hablarle mal a tu novio o a quien se te pase enfrente, terminas supremamente irritable con una sensación en el pecho de desaliento y culpa, por no ser la mujer amable, disponible y responsable que quieres ser. Te deprimes y entras en el dialogo interno de que algo en ti esta mal y terminas por compararte con quien según tú tiene una vida perfecta… y terminas tu día o de mal humor o estresada o atascada o con la cara en el excusado… Y todo esto es porque te sientes terriblemente cansada y desleal contigo misma al iniciar tu día completamente al revés.

Ahora bien, quiero que sepas que comenzar nuestros días al derecho cultivando amor propio es un proceso que durara toda la vida, pues conforme crezcas y madures encontrarás nuevas formas de amarte. Nuevos lugares, meditaciones, alimentos, personas, libros y maestros. Te lo dirá siempre tu conexión con tu centro y tu intuición.

Y recuerda, que para ser luz en la vida de otros debes ser primero la luz en tu propia vida.

¿Cómo comenzar a cultivar amor propio?

Primero que todo debes saber que nuestra humanidad esta hambrienta de 3 cosas: amor, aceptación y validación. Es decir, ser amadas, validadas y admiradas. Equivocadamente desde pequeñas se nos ha enseñado a satisfacer estas necesidades con nuestros resultados, la opinión que los demás tienen de nosotras y con asegurarnos que nuestra forma de ser y vernos sea en línea con la norma. Pero en el exterior hay tantas normas, tantas opiniones y tantos resultados diferentes que para nuestro subconsciente satisfacer estas ganas de amor, aceptación y validación con el exterior resulta ser totalmente confuso, frustrante y totalmente doloroso.

Es por eso, que en la medida que tú te ames, te valides y te aceptes podrás tener la fuerza suficiente para escalar la montaña; partiendo desde el dolor y la incomodidad escalando a tu propia lealtad hasta llegar a la cima: amándote más que nunca, conociéndote, utilizando tu poder y convirtiéndote en una mujer imparable.

En este artículo te voy a compartir los 3 principios base del movimiento SANAR para SANARME para despertar tu amor propio:

1. Amarme es mi ritual

Explora y crea tu propio ritual de amor propio, pregúntate qué se siente bien hacer por ti diariamente: meditar, orar, bailar, maquillarte, peinarte, hacer ejercicio, bañarte con agua caliente, ponerte mascarillas, hacerte un té, escribir en tú diario, escuchar un podcast mientras organizas tus cosas o sales a dar un paseo, jugar con tus mascotas, ir de shopping, cocinar, leer un libro interesante, etc.

-Escribe una lista de las cosas que más te gusta hacer y con las cuales te sientes bien ¡Haz una lluvia de ideas!

- Cada día de la semana elige un momento privado del día para hacer tu ritual. El tiempo no es una excusa, con 10 minutos diarios basta.

-Haz de una a tres cosas de tu lista, cámbialas, combínalas y cuando encuentres la combinación que más resuene contigo síguela diariamente. Cada cierto tiempo cambia tu ritual.

Lo importante es que te des un momento para ti.

2. Soy la primera de mi lista (pase lo que pase, digan lo que digan)

Primero vas tú, primero te salvas tú, primero te alimentas, te cuidas y te amas tú, para estar en toda tu esencia para el otro. No te justifiques, simplemente informa que necesitas hacer algo importante, gestionas tus propios asuntos y luego vas ayudar a los demás.

Puedes aplicar este principio haciendo una lista de las cosas que debes hacer en el día o en la semana, pon de primero las cosas que sólo te pertenecen o etiquétalas como no negociables (es decir que no puedes mover de tu agenda ni faltar aunque otro compromiso o persona te lo pida): por ejemplo en mi caso: llevarme a control, asistir a mi clase de yoga, agendar una sesión de coaching, escribir en mi diario, meditar, hacer ejercicio, leer o escuchar un podcast que me gusta, dar una caminata con mi mascota, conectar con la naturaleza, hacerme mascarillas o un spa en casa, comprarme algo que deseo o prepararme una receta, etc. Sólo tú sabes qué es lo que tiene que ver sólo contigo.

3. Mis palabras tienen poder

Hermosa acostúmbrate desde ya a cuidar tu vocabulario. Tu lengua tiene el poder de crear, bendecir y condenar al mismo tiempo. Desafía tu dialogo interno haciéndote consciente de cómo te hablas a diario. Es tu misión quitarte las etiquetas y dejar de juzgarte y condenarte…

“Soy una tragona”

“Soy buena para nada”

“Estoy gorda y fea”

“Soy un caso perdido”

“Como como una vaca”

“No soy capaz”

“No puedo”

“Siempe me equivoco”

“No sé qué hacer”

“Tengo miedo”

“Soy peor o inferior de…”

“Soy esquelética”

“Me veo demacrada”

“Si fuera … o hiciera… lo merecería”

“Es mi culpa”

"Es que yo..."

"No tengo tiempo...."

"Es muy difícil..."

Hazte consciente de tu dialogo interno y cuida lo que te dices diariamente… No te estoy diciendo que desde mañana vas a decirte “Yo me amo y soy la mejor de este mundo”, claro que no… se trata de ir identificando tus etiquetas y creencias para que empieces a cuestionarlas y así iniciar a usar palabras de una mujer digna y responsable que ha asumido la hermosa tarea de sanarse.

"Estoy en el proceso de ver la luz que hay en mi"

"Estoy en el proceso de reconocer mis capacidades para hacer esto…"

"Estoy en el proceso de reconocer y elegir los alimentos en línea a mis propósitos"

"Sé que cada día lo haré mejor"

"Nada es bueno, nada es malo, sólo es"

"Yo puedo elegir cambiar"

"Le tengo más miedo a quedarme aquí, por ello, voy con todo y miedo…"

Crea tus propias frases, sé creativa... este proceso es solo tuyo...


Hermosa si quieres profundizar más sobre este tema te invito a que escuches el episodio del podcast SANOdetox número 9.

Te invito a que compartas tus rituales de amor en el grupo privado de Facebook, si no te has inscrito ve ya mismo a registrarte y compártenos lo que haces por ti hoy.

Y, si deseas trabajar individualmente y más a fondo tu amor propio, sanar tú corazón roto y catapultar tu autoestima a otro nivel, puedes agendar una sesión de coaching conmigo aquí… me encantará conocerte.

Y te dejo con este mantra… anótalo para que no e te olvide “YO SOY EL AMOR DE MI VIDA”…

Te mando mucho Amor,

Ani.