• Ani

El poder de la Autocompasión

Actualizado: 30 de oct de 2020

Hola hermosa, hoy tengo la intención de compartirte el valor de la autocompasión, una herramienta que te será muy útil durante el reconocimiento de patrones tóxicos con tu cuerpo y los alimentos. Si aún no has comenzado a hacer este ejercicio te recomiendo que leas el siguiente post y descargues el documento que he preparado para ti.


La autocompasión es:

Una amabilidad básica, con una profunda conciencia del sufrimiento de uno mismo y de otros seres vivos, junto con el deseo y el esfuerzo para aliviarlo (Gilbert, 2009, p.Xiii)

Es decir, es la capacidad que tienes de sostenerte o sostener a otros en momentos difíciles o incomodos con acciones, palabras, pensamientos y actitudes amorosas que te devuelvan la calma, alivien el dolor o hagan la tormenta más llevadera.

Sin embargo, aunque suene sencillo, para quienes estamos en guerra con nosotras mismas, para quienes tenemos un critico interno muy severo y estamos asfixiadas por la culpa y comportamientos de autocastigo, aplicar la autocompasión para cuidarnos y mejorarnos el viaje es todo un reto.

¿Por qué? Porque cuando no nos vemos y comportamos como creemos que deberíamos en, lugar de darnos ánimo y volvernos nuestras cómplices, nos autoflagelamos con la comida: ya sea ayunando, haciendo ejercicio en exceso, atracándonos y purgándonos, entre otros patrones tóxicos. Preferimos obsesionarnos con nuestro cuerpo y los alimentos que enfrentar aquella situación que nos molesta y que en el fondo no sabemos como resolver sin sufrimiento.

Quiero que sepas que todo esto sucede en automático, pues hay comportamientos tan severos que se activan mucho antes que tu misma sabiduría pueda notarlos y reaccionar. Algunas veces ¡Ni siquiera te das cuenta de que hay algo externo que te molesta! Sólo hasta cuando terminas con la cara en el excusado llenándote de culpas y de planes detox que, al final, son una forma inconsciente de autocastigarte… ambas sabemos que odias tus comportamientos y detestas la persona en que te conviertes en medio de una crisis.

Porque he vivido este mal viaje en mi propia piel, te recomiendo iniciar a trabajar la autocompasión e incluirla poco a poco en tu vida. Pues el inicio de tu camino de transformación implicará decirte algunas verdades: reconociendo los comportamientos que hoy te esclavizan y que deseas de una vez por todas eliminar.

Reconocerlos seguramente te hará sentir vergüenza, resistencia, incomodidad y culpa, lo que puede llevarte a una crisis o a sentirte muy incómoda en ese momento de sinceridad y reflexión. Pero créeme, escribirte tus verdades es el único modo efectivo que te permitirá abrir las puertas a tu libertad y poder dar pasos firmes a la vida y al cuerpo de tus sueños. Y, aunque puede sentirse incómodo y muy mal al principio, si usas la autocompasión puede ser un momento muy liberador.

Cada persona es un mundo diferente y la autocompasión puede ser utilizada de diferentes formas. Aquí te voy a dar algunos ejemplos de cómo de manera general todas nosotras podemos incluirla en nuestras vidas para romper con nuestro propio maltrato y autocastigo.

Para iniciar, te invito a que pienses en tu mejor amigo o amiga, en tu novio o novia, en tus padres, en tu mascota o en alguien a quien amas profundamente. Ahora que la tienes presente en tu mente, te pregunto: si esa persona o ser vivo estuviese enferma o estuviese pasando por un momento de dolor… Tú ¿Qué harías? Probablemente estarías presente con unas palabras de apoyo, le comprarías medicinas, intentarías hacerla reir, distraerse o ponerte a su servicio.

Ahora, si esta persona o ser vivo que tanto amas hubiese comido de más compulsivamente, si se sintiera insegura, invisible, inferior, no le gustara su cuerpo, vomitara continuamente, estuviera adolorida de tanto esforzarse en el gimnasio, contara calorías y entrara en pánico cuando de comer fuera se trata… Tí ¿Qué harías?

Probablemente le hicieras un té con limón para aliviar la digestión o le dirías que es una persona valiosa que debe darse permiso de brillar. Probablemente la intentarías convencer de que puede sanar, que es más fuerte de lo que cree, que es más que un cuerpo y que si tanto desea verse de una determinada manera existen formas más sanas y efectivas de lograrlo. Podrías decirle que contar calorías es una esclavitud…. que no vale la pena aislarse, que puede salir a comer porque ella tiene el poder de elegir lo que esta en línea a su propósito, pase lo que pase, digan lo que digan…..

Lo lamentable es que cuando se trata de nosotras hacemos todo lo contrario: si estamos cansadas nos creemos ineficientes y nos criticamos; si nos atracamos vomitamos, luego ayunamos y exageramos en el gym; si tenemos hambre aguantamos hasta más no poder; si contamos calorías nos compramos la pesa, los medidores y usamos diferentes apps y evitamos salir a divertirnos porque nos preocupa no poder tener el número exacto de una porción de aquello que pedimos en el restaurante… en fin… sabes a lo que me refiero.

Obviamente debo ser sincera contigo y no te voy a decir que si usas la autocompasión dejarás de estar obsesionada con tu cuerpo y los alimentos, pero lo que si te puedo asegurar es que te hará la vida mucho más fácil, porque será el primer paso a romper tu patrón de autocastigo.

Ahora bien, para saber que hacer cada vez que te veas en medio de una crisis o cuando no te sientas bien en tu propia piel…. Pregúntate ¿Qué NECESITO?

Cuando estes identificando tus comportamientos tóxicos, te sientas inadecuada y perdedora, pregúntate ¿Qué necesito para aliviar mi dolor? ¿Qué necesito para hacer de este mal viaje algo más llevadero? Estoy segura no será un litro de helado, la caja de galletas o 500 gr de chocolate. Tampoco encerrarte en tu cuarto, evitar salidas o ahogarte en alcohol o en sustancias psicoactivas. Puedes sostenerte con la autocompasión antes, durante y después de tu mal viaje.

Haz un respiro, profundo lento y pausado....y pregúntate ¿Qué NECESITO? Si se te olvida ponte una alarma en el teléfono o un post it en tu escritorio, espejo o mesa de noche. ¿Qué necesito?


Y luego actúa... confía en tu intuición y haz lo que te pueda ayudar a sostenerte. He preparado este documento para ti, para que puedas escribir tus emociones, leerlas y responderte a ti misma... te servirá para entrenarte en la autocompasión y empezar a ser amable contigo misma.

Autocompasion
.pdf
PDF • 153KB

Te dejo aquí las cosas yo que hago y utilizo para sostenerme en periodos de arenas movedizas:

  • Beber un té o agua tibia con limón

  • Llamar a alguien de mi confianza

  • Escribir en mi diario

  • Ver una película romántica

  • Salir a dar un paseo al parque

  • Salir en bicicleta

  • Prepararme una receta dulcemente saludable

  • Darme una ducha larga de agua caliente y ponerme muchas cremas, como si fuera un spa

  • Quedarme en pijama todo el día

  • Leer un libro de crecimiento personal

  • Detox de redes sociales (si las uso en momentos de crisis entro en el mal viaje de la comparación)

  • Uso mi chat de emociones

  • Hago shopping o me compro algo que me gusta

  • Me hago masajitos en la panza

  • Agendo una sesión de coaching

  • Escucho un podcast que me gusta

  • Corro y hago ejercicio que mueva mi energía y saqué mi rabia (sin exagerar)

  • Medito

  • Oro

Y bueno podría seguir pero son muy personales y cada quien en el camino descubrirá los suyos.

Por favor inicia a ponerle un poco de amor a tu autocastigo con la autocompasión, no te saldrá bien a la primera pero con el tiempo entenderás.

Te mando Amor,

Ani.


Nota: estoy preparando un entero programa para ti en donde podrás profundizar el tema de la autocompasión y adapatarlo a tu propia vida....¡Mantente alerta!










Entradas Recientes

Ver todo