• Ani

¿Qué te detiene?

Actualizado: 5 de nov de 2020

Sé que estas enojada y frustrada, porque las cosas no te salen como esperas. Porque nada fluye y porque no entiendes la razón por la cual por más que insistas en cambiar, no lo logras. Esto te hace sentir inferior e inútil, lo que a su vez te avergüenza y castiga.


Te autocastigas porque sientes que algo está mal en ti e inicias a pensar que deberías aprender así sea a las malas. Sin embargo, por más dolor y cansancio y hagas lo que hagas continúas en el mismo lugar... cada día más cansada, cada día con más dolor... tu piel, tus dientes, tu pelo, tus uñas y tu espalda lo sienten. Te están pidiendo a gritos que pares... pero no puedes y, peor aún, no sabes por qué no puedes.


Hermosa, te presento el miedo... una emoción tan baja que puede paralizar cualquier acción. Es el miedo a lo desconocido, a no ser tú y a encontrarte con una realidad peor de la que estas viviendo ahora, que te tiene dando vueltas continuamente en tu círculo tóxico.


Tu subconsciente esta tan habituado a creer que la única forma de vivir es en restricción, atracón, detox y depuración, que el más mínimo intento de parar y cambiar lo detecta como peligro...


Pero... Tú

¿Estas viviendo o estas sobreviviendo?

Cuando estas sobreviviendo, es decir, tratando de ganarte una posición en tu familia, amigos, trabajo, estudio, proyectos y hasta en tu propia vida desde el miedo y no desde la autoconfianza, tu cuerpo está generando continuamente cortisol y adrenalina, dos hormonas que juntas generan ANSIEDAD.


Estas hormonas tu cuerpo las debería usar para escapar del peligro, pelear para asegurarte la vida y reaccionar lo más rápido posible en situaciones de vida o muerte. Sin embargo, cuando el miedo esta conectado a creencias limitantes, a no querer sentir vergüenza y a no ser nunca suficientes, esas hormonas en lugar de movilizarte te paralizan.


Deseo que entiendas que a tu cuerpo físico le da lo mismo si la causa del peligro es una idea imaginario o un carro que se avecina a ti a toda velocidad mientras cruzas la calle ¡Su reacción es la misma!


¿Por qué te paraliza el miedo?

Porque por años te has acostumbrado a vivir con patrones tóxicos con cuerpo y alimentos, ya sea para distraerte de cosas que no te gusta, alcanzar el cuerpo de tu sueños y sentirte hermosa, parecer perfecta y tantos motivos superficiales que lo único que están buscando es hacerte sentir merecedora de amor, validación y aprobación...


Estos patrones tóxicos son tu zona conocida, es dónde sufres pero que conoces como tu única realidad. Así, en el momento en el que decides abrirte a tu posibilidad de sanar e inicias a romper tus comportamientos tóxicos, tu subconsciente que esta ahí para protegerte detecta el peligro y te devuelve al mismo punto de partida, pues siente tanto miedo de no lograrlo que prefiere perder por adelantado.


La barrera del terror