• Ani

¿Miedo al cambio? Rompe el patrón

Actualizado: 30 de oct de 2020

Hola hermosa, ver que todo a nuestro alrededor cambia: las personas, el clima, el paisaje, la disponibilidad de los alimentos en las estaciones, la política, la economía, la tecnología y la naturaleza. Y, sobre todo, sentir nuestro cuerpo cambiar puede ser realmente abrumador.

Abrumador porque nuestra profunda necesidad de tener el control se ve puesta a prueba por factores externos que no dependen de nosotras, no podemos hacer absolutamente nada para controlar elementos externos como acontecimientos, acciones, pensamientos o actitudes de otras personas. Es más, ni siquiera podemos saber si aquello que estamos haciendo hoy nosotras nos llevará a lograr los resultados que deseamos.

Y es por este pánico a lo INCIERTO que adoptamos patrones tóxicos con nuestro cuerpo y los alimentos para poder asegurarnos el resultado que tanto queremos. Si en tu infancia te dijeron que para verte perfecta o tener un valor en el mundo deberías obtener resultados increíbles y verte delgada para sentirte hermosa, pues lo más natural es que tu inconsciente empezara a pensar en qué podía hacer para asegurarte esa victoria.


Entonces, quizá sin darte cuenta, iniciaste a controlar tus resultados, dando todo por el todo en el colegio, en la universidad o en el trabajo. También empezaste a leer y a autoeducarte sobre dietas y superfoods, entrando en el loop de las dietas y las calorías… si eres como yo seguramente usaste esas calculadoras online para saber tu índice de masa muscular y las calorías que debías consumir para bajar de peso. Te convertiste así, con los años, en una Fitness Junkie para lograr aquello que la sociedad espera de ti: ser una mujer autónoma, independiente, abundante, en un cuerpo fitness, hermosa y exitosa en todos los sentidos. Es decir, en una idea de mujer perfecta que con el con el paso del tiempo tu misma lograste interiorizar en tu sistema de creencias.

Y entonces ¿Qué pasa? Pues que tal vez inicies a ver resultados con todo lo que haces, pero entre más logras lo que quieres más se fortalecen las rejas de tu cárcel mental. Entre más te ves y te acercas a ese ideal de belleza más comportamientos tóxicos se repiten en tu vida… como un círculo vicioso. Incluso cuando los demás empiezan a notarlo, te sientes genuinamente bien pero sabes que en el fondo vives pensando en qué o no comer, en cuando vomitar o depurarte, en cuántas calorías consumiste y en cuánto ejercicio deberás hacer para compensar. Estas en el círculo de la restricción, atracón, detox y depresión... y lo más terrible del asunto es que empiezas a sentirte anormal porque sabes que tu perfección es una mentira que te esta haciendo sufrir, pero se siente tan bien presentarte perfecta al mundo y ser reconocida por ello, que no puedes parar... que no puedes cambiar.

¿Dime si esto resuena contigo?

Todo lo que haces desde que te despiertas es asegurarte un puesto en tu círculo social intentando controlar todo aquello que implique comida y actividad física. Cuentas calorías, haces ejercicio en exceso, mides milimétricamente tus porciones, evitas salidas a comer y odias que toda interacción social implique comer o tomar algo. Por otro lado, te esfuerzas más que los demás en el trabajo o en el estudio, das más de tu 100% porque sabes que sólo así lograrás conseguir lo que quieres. Y, aunque te sientes genuinamente bien cuando lo logras, te puedes sentir terriblemente mal cuando las cosas no salen como esperas… te inicias a sentir culpable por no ser suficiente y capaz de ser perfecta.

Y cuando la culpa y la vergüenza surgen, se sienten tan terrible que te autocastigas y te gritas internamente que no vales nada… que no mereces nada… y empiezas a soltar todo, tu dieta, tus planes… pasas de dar el todo por el todo a no dar nada… te atrancas …. que aunque te da un placer inmediato para no sentir tanto dolor… termina por hacerte sentir peor y condenarte mucho más a tu círculo de perfección.

Te entiendo, viví esto muchos años.

Ahora ¿Por qué surge todo este drama? ¿Por qué no podemos simplemente trabajar por ser mujeres excelentes y tener el cuerpo que deseamos?

La respuesta esta en nuestro DRIVE, es decir en aquello que nos mueve o nos lleva a la acción. La respuesta está en nuestro por qué. Que es en esencia el miedo a no encajar y a no ser la niña perfecta que brilla entre el montón. Y cuando no tienes éxito en tus planes o cuando sucede algo que no viste venir y actúas como no crees que deberías, entonces sientes mucha vergüenza y culpa.

Porque por más que intentes controlar todo y programarte, hay cosas que simplemente no dependen de ti. Y tu eres un ser humano.

Si nuestro DRIVE fuera el amor propio, el querer sentirnos activas, llenas de energía y fitness, el sentirnos orgullosas de nosotras mismas, el vivir una vida con propósito créeme que todo este drama sería historia.

Sin embargo, el amor propio es un concepto muy ambiguo del que muchos hablan y pocos genuinamente aplican y se requiere de trabajo constante para sentirlo y vivir en él. El amor propio lo estudiamos y fortalecemos en Sanar para Sanarme con todas estas herramientas que te comparto cada semana, todas son una pieza del rompecabezas que te permitirán poco a poco reconocerte y empezar a mirarte con otros ojos, y sobre todo iniciar a luchar por ti, por tus planes, por tu cuerpo y por tu paz mental.

Dicho todo esto, el día de hoy quiero invitarte a que rompas el patrón ¿Qué quiere decir esto? Que entrenes a tu mente a vivir situaciones nuevas y, así, abrirte poco a poco al cambio. Este es un ejercicio poderoso, porque si eres como yo, seguramente eres una mujer rutinaria con horarios y planes establecidos, frecuentas los mismos lugares, comes casi siempre lo mismo, sigues horarios sin falta y cuando no haces alguna de estas cosas te sientes terriblemente culpable.

Te recuerdo que la salida a tu mal viaje implica una transformación de tu vida, vas a cambiar profundamente porque sólo así recuperarás tu poder. Sin embargo, entiendo que le tienes terror a no cumplir tus esquemas rígidos y sientes pánico a no saber si va a funcionar. Tranquila, es completamente normal. Por eso es que hoy te pido que inicies a acostumbrarte al cambio.

¿Cómo? A través de decisiones y acciones sencillas que puedas hacer a diario.

Vas a hacer cosas pequeñas, cosas nuevas que te hagan sentir el miedo suficiente para que reconozcas que es algo nuevo en tu vida, pero no tan fuerte que no puedas controlar.
Vas a empezar con cosas no relacionadas con los alimentos y tu cuerpo hasta que te sientas lo suficientemente cómoda para hacerlo en estas áreas de tu vida.

Ten en cuenta que se trata de hacer cosas nuevas no dejar de hacer lo que haces… estamos rompiendo patrones tóxicos no eliminándolos, eso lo harás tú por inercia con el tiempo.

Te doy algunos ejemplos:

  • Si todos los días desayunas y luego te bañas para ir al colegio, universidad o trabajo. Un día báñate, arréglate primero y luego desayunas.

  • O sí todos los días comes Xgramos de avena con Xfruta, un día come Xgramos de claras de huevo con otra fruta. Puedes buscar alimentos en línea con los macronutrientes que deseas consumir, la idea es que cambies el desayuno y esto lo puedes hacer en el almuerzo y la cena. Cambia el pollo por el pavo, o las espinacas por la rúgula. Si te hace sentir más tranquila intercambia alimentos nutritivamente similares, lo importante es que le des información nueva a tu mente.

  • Si comes siempre nueces, compra almendras.

  • Inicia a tomar un té después de cada comida.

  • Otro ejemplo, si después del trabajo o de la universidad llegas directamente a hacer tareas y proyectos o quehaceres del hogar o atender a tus hijos, esposo, novio o padres. Mejor haz una pausa, dúchate o tomate un té y luego si procedes con tu programa.

  • Algo que me ha ayudado por años es darme una ducha con agua caliente antes de comer.

  • Si, por ejemplo, a diario haces 1hora de jogging, mañana haz 1hora de elíptica o 1hora de bicicleta.

  • Busca otros lugares en los que te sientas tranquila para ir comer y frecuéntalos.

  • Llama a una persona con la que no hablas desde hace mucho.

  • Cómprate un libro de un tema que nunca has leído.

  • Cambia tus accesorios a la hora de vestir, usa un nuevo color u otro tipo de prendas. Si siempre usas jeans ponte una falda…

  • Si siempre caminas por la misma calle, cambia de calle así sea que el camino se vuelva un poco más largo, la idea es que abras tu mente al cambio.

  • Busca otro género de películas o escucha otro tipo de música. Por algunos días o una canción diferente al día.

Tu subconsciente empezará a recibir información nueva.

Ahora… si quieres ir un poco más allá porque te sientes con la fuerza suficiente de gestionarlo, yo te invito a que rompas tus patrones tóxicos con acciones antes o después de una crisis:

Te presento la regla de los 5 minutos:


Si sientes venir el impulso de atracón, antes de actuarlo e ir a buscar comida, pon un timer en tu celular de 5 minutos y aprovecha para escribir en tu diario lo que sientes, para llamar a alguien (para hablar de otra cosa no tienes que decirle que estas por tener un atracón si no quieres), sal de tu casa a dar un pequeño paseo, dale agua a tus plantas, organiza tu escritorio o controla tu email… y luego si no puedes procrastinar más el impulso, ve y vive tu episodio. Lo importante es que entre el impulso de atracón y el momento del atracón en si exista una acción diferente que no tenga nada que ver con comida.

Impulso de atracón --- acción de 5 min --- atracón

Es retador, pero genuinamente poderoso.

Ahora, después de un atracón y antes de ir al baño a depurarte o hacer ejercicio en exceso o iniciar tu ayuno detox, aplica la misma regla… pon un timer y busca tu diario y escribe qué sientes y cuales son tus planes para salir de ello, llama a alguien, tómate un té con limón, lávate los dientes y luego, si no puedes procrastinar más el impulso de depuración, vívelo. Lo importante es que rompas el patrón.

Atracón --- acción de 5 min --- depuración

Interrumpir el patrón te hará tener 5 minutos de poder antes del impulso y esto es importante para tu subconsciente, porque te demostrarás a ti misma que de 5 minutos en 5 minutos le ganarás a tu impulso.

La idea es que cada vez que domines los 5 minutos, pases a 10 minutos y luego a 20 min hasta que tengas el tiempo suficiente de analizar la situación y no actuar de impulso.

Ten mucha paciencia, se requiere sólo practica.


Puedes descargar esta guía de trabajo en dónde puedes escribir aquellas acciones que utilices para romper el patrón y poder evaluar cuáles te fueron útiles y cuáles no.


PDF rompiendo el patron
.pdf
Download PDF • 154KB


Otra forma de interrumpir patrones tóxicos con tu cuerpo y los alimentos es cambiar los alimentos que consumes durante el atracón, si siempre lo haces con chocolates, almenos cambia la marca… o si lo haces con postres cambia el tipo de postre o el sabor... tú entiendes.

O quizá después de un día de cheat meal, al otro día ayunas… mejor ayuna dos días después, el efecto es el mismo.

Y si no sabes qué hacer para interrumpir el patrón durante esos 5 minutos, puedes genuinamente utilizar la autocompasión para preguntarte ¿Qué necesitas? Usa tu guía de trabajo para reconocer tus patrones tóxicos e incluir en esos 5 minutos lo que te hace sentir mejor.

Antes que nada, deseo que entiendas que interrumpir el patrón es muy poderoso, sin embargo, lo verdaderamente efectivo es el trabajo interno, ir a la raíz y la causa de tus patrones. Pero para poder tener tiempo y espacio mental para realizar tu trabajo interno debes empezar a ganar tiempo y ganarle la batalla al impulso… si ganas espacio mental para trabajar tus creencias y dolores del pasado, primero con 5 minutos y luego con horas de interrupción verás que empezarás a entender el origen de todos tus comportamientos e incluso tomar las decisiones correctas antes de actuar un impulso…


Por experiencia propia, nunca volví a tener atracones.

Y sobre todo, nunca antes volví a temerle al cambio, porque en mi proceso me volví tan fuerte que hoy puedo comportarme como quiero y elegir lo que quiero en cualquier momento y lugar.

No te parecería increíble sentirte en pleno control de ti misma y tus acciones pase lo que pase y digan lo que digan ¡Mantente fuerte que lo mejor esta por venir!

Puedes seguir el movimiento Sanar para Sanarme en todas las redes sociales para que te mantengas informada de todas las herramientas hechas pensando en ti... únete a nuestro grupo privado en Facebook compártenos tus acciones poderosas para romper el patrón o inspirate con las acciones de otras mujeres que como tú y yo se están elevando...

Por ahora hermosa, haz espacio y gánale tiempo a tu patrón, ábrete y habitúate al cambio…

Con Amor,

Ani.






Entradas Recientes

Ver todo

©2020 di Sanar para Sanarme.