• Ani

Ríndete para cambiar de estrategia

Hoy suelta y confía, no hay otra opción.

Si aquello que haces continuamente no te esta llevando a sentirte como quisieras y alcanzar la meta que deseas, ríndete ante el hecho de que insistir en el mismo camino es perder el tiempo y ábrete a la posibilidad de explorar nuevas estrategias.


Todo camino, estrategia, hábito bueno o malo, ya sea un patrón de comportamiento tóxico o no, pueden ser efectivos por un tiempo, sin embargo, quedarte permanentemente en ellos puede, no sólo estancarte, si no causar el efecto hámster en tu vida: dar vueltas en el círculo tóxico.


La luna de miel de los patrones tóxicos


Si has vomitado, si has usado la restricción o periodos de ayuno sin prescripción médica, si has abusado del ejercicio físico, contado calorías y supervisado milimétricamente tu cuerpo, es porque en algún momento estas estrategias fueron efectivas para ti. Sé que no eres estupid@ si no fueran efectivas no las harías… Yo también las use por muchos años. Sin embargo, el costo que cada una de ellas implica es demasiado alto y sus efectos a largo plazo son dañinos y vacíos, pues al final, te dejan sintiéndote de la misma forma en que te sentías antes de iniciar a utilizarlos: fea, débil, sin control, insignificante, frustrada e impotente.


Seguramente al inicio los consideraste vehículos extraordinarios para alcanzar el peso y el cuerpo que deseabas. Muy probablemente una vez iniciaste a verte como querías más los comentarios positivos de tu entorno y la atención que comenzaste a tener de quienes nunca te habían ni siquiera reconocido, comenzaste a enamorarte de tus patrones. En esta etapa todo marchaba bien, los controlas, estas obteniendo resultados, te dices a ti misma que es una cosa temporal y que lo dejarás de hacer cuando quieras…te sientes victoriosa, bien en tu piel y en control… estas en una luna de miel.


Sin embargo, en el fondo se sienten incómodos, con el paso de los meses te falta energía, tu sistema digestivo sufre, no puedes salir a comer tranquila y dejar de contar calorías o los minutos para ir al baño… En el fondo tú sabes que no son la gran maravilla, pero como tus resultados te encantan prefieres aceptarlos, pues el placer de alcanzar el peso y los resultados que deseas es más grande que el dolor de la restricción y la purga.


Acto seguido, te obsesionas


Después de la luna de miel, la adicción a los comportamientos tóxicos viene por default. Salirte del círculo restricción, atracón, detox y depresión/culpa parece imposible. Sientes como si no pudieras vivir de otra manera y ahora el dolor, el miedo y la frustración se apoderan de tu vida.


Esto sucede porque tu mente, es decir, tu parte racional se da cuenta de la incongruencia de esta historia: Para verte bien o como crees que deberías, debes sentirte mal y hacerte daño. Una creencia tan limitante como “para ganar hay que sufrir” se ha apoderado de tu forma de vivir. Y, si eres como yo, tu hambre de éxito es elevada y tus metas son muy ambiciosas, por lo que tu autocastigo es fuerte, constante y muy doloroso.


¿Cómo salir?


Ríndete, suelta eso que ya no te sirve… agradécele al punto que te llevo… Y libérate. Ya pasó la luna de miel, es momento del divorcio. Y créeme será mucho menos doloroso que permanecer en una relación tóxica con tu cuerpo y los alimentos.


Ríndete, sin miedo, admite que eso que haces cuando nadie te ve ya no te funciona. Ríndete no debes sufrir siempre. Es momento que entiendas que para vencer puedes tener una vida placentera. El dolor sólo es parte de tu sombra y estas a nada de liberarlo, basta soltar… soltar y soltar.


Tienes el permiso de recomenzar cuantas veces sea necesario. Tienes el derecho de cambiar de opinión y de explorar nuevas estrategias. Planes de acción que te hagan sentir cómoda en tu piel, firme en tu proceso, con resultados efectivos y sobre todo sin dolor.


Ya conoces el dolor, ábrete a tu derecho divino de vivir una vida placentera


¿Cómo inicias?

1. Ríndete, sé sincera contigo y con tus patrones.

2. Agradece, por lo que te dieron… por lo que evitaron, por la satisfacción y momentos de fuerza.

3. Reconoce tu dolor ¿Por qué ya no te sirve hacer eso que haces? ¿Para que deseas cambiar?

4. ¿Cómo te quieres sentir? ¿Qué deseas lograr?

5. Explora nuevas estrategias ¿Con quien tienes que hablar? ¿Qué puedes hacer por ti hoy?


Tu vida tiene hambre de respuestas...


Puedes unirte a nuestra comunidad privada, un espacio hecho pensando en ti libre de juicios y críticas. Comenta, pregunta, actúa.


Busca un coach, una persona que ya haya alcanzado lo que tu deseas.


Rodéate de contenidos que te aporten genuinamente… Lleva tu proceso de sanación a todas partes con SANOdetox Podcast


Prueba nuevas estrategias... ya conoces el dolor, ya sabes lo que no deseas, atrévete a vivir sin ello… ve por tu libertad, una y otra vez, hasta que la encuentres.


Salir de tu mal viaje, es el inicio de un camino maravilloso.


Te mando muchísimo amor,


Ani



8 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

©2020 di Sanar para Sanarme.